¿Qué es Meme Marketing?

Junto con los emojis, los memes se han convertido en una parte fundamental de la comunicación digital. Las grandes marcas han tomado nota y han focalizado sus esfuerzos hacia propagar un mensaje de forma viral, rápida y barata.
La mercadotecnia a través de memes se ha convertido en el guerrilla marketing de esta década.

Tal vez el caso más sonado es el de Netflix con Bird Box, una película original del estudio estrenada en diciembre del año pasado que rápidamente inundó las redes sociales con memes aludiendo a la premisa central en la que los personajes no pueden usar sus ojos.

No solo hizo ruido en redes sociales por la evidente originalidad de sacar de contexto las imágenes de la película, sino por que Netflix fue acusado de usar bots para distribuir estos memes, aunque probablemente no tengan un fundamento sólido, ya que al final la película resultó ser increíblemente popular.

Planeado, o no, los riesgos de usar memes como una forma de mercadotecnia tienen que ser muy bien considerados, ya que ciertamente degradarán la marca y cederán el control a las masas.

A Netflix le resultó debido a que no es la marca propia de la empresa, sino de una de sus propiedades—una película que así como tuvo su momento muy repentino, en pocas semanas volverá a ser una opción más del catálogo de la empresa.

Para ser una campaña más prolongada de una marca más estable, se tiene que alinear bien a los valores y percepción de la misma—probablemente pueda funcionar con marcas irreverentes como Adult Swim, pero para ser considerada una estrategia a largo plazo y de uso generalizado, podría desentonar, o conseguir resultados negativos.

Aeroméxico y la Prueba de ADN: La Historia de un Viral Impredecible

Siete meses tuvieron que pasar para que la campaña de Aeroméxico encontrara sus quince minutos de fama, según reporta AdWeek.

Concebida por Ogilvy en México y Colombia, esta campaña que busca cambiar la perspectiva de los estadounidenses hacia los mexicanos, tuvo un presupuesto mínimo, solo para ser distribuido en YouTube. Desde su publicación en junio, en todo el año lograron a penas unas pocas miles de reproducciones.

Luego la tormenta perfecta; el video fue compartido como un caso de estudio interno, y el panorama diplomático y político entre ambos países ciertamente resonó.

Podemos planear contenidos, canales y estrategia de distribución, pero ninguno de estos factores asegurará la viralidad de un mensaje. La clave la mayoría de las veces es estar en el lugar correcto, en el momento indicado.

El Cliente Siempre Tiene La Razón

La persona que inventó esta frase probablemente nunca tuvo que tratar con un cliente en toda su vida.

No hay negocio que pueda sobrevivir sin clientes. El consumidor de nuestros bienes y servicios no solo es nuestra fuente de ingresos, sino también nos da confianza de seguir adelante; eleva nuestro trabajo, nos da un motivo por el cuál seguir mejorando y permite el crecimiento. Ciertamente todo esto es muy importante, pero pensar que el cliente es como una especie de oráculo es absurdo.

Independientemente de la profesión que hayamos elegido, nuestro trabajo es entregar la mejor calidad posible para el cliente, guiándolo y tomando las mejores decisiones por él, muy a pesar de sus opiniones.

Hace veinte años esta frase estaba en decenas de comercios, pequeños y grandes. Hoy al parecer es un vestigio del pasado, probablemente una señal de que hemos empezado a entender lo peligrosa que puede ser esta frase si es tomada en términos absolutos.

El cliente puede no tener la razón, y eso no tiene nada de malo.