Suscríbete

Acto de Fe

 Chu Fu Tze, negador de milagros, había muerto; lo ve­laba su yerno. Al amanecer, el ataúd se elevó y quedó suspendido en el aire, a dos cuartas del suelo. El piadoso yerno se horrorizó.
—Oh, venerado suegro —suplicó—, no destruyas mi fe de que son imposibles los milagros.
El ataúd, entonces, descendió lentamente, y el yerno recuperó la fe.

Leído en el Libro de la Imaginación de Edmundo Valadés, original de Hebert Allen Giles.